ANTIGUOS FRESCOS

 

ner8
San Antonio y el cerdo “Cinturino”

En Valnerina no es difícil ver a un cerdo en una iglesia. No hay en ello nada blasfemo. Pues el cerdito es uno de los atributos que identifican a San Antonio, santo muy venerado en el mundo de la agricultura y reconocido como patrón de los animales.

Por esto, en la iconografía tradicional el santo casi siempre ese ve representado acompañado por un cerdo, aunque hay quien cree que en principio se quisiera poner el demonio , es decir las tentaciones de la carne representadas justamente por el cerdo, a los pies del santo quien las había combatido.

En todo cas, a partir del siglo XIV, en las representaciones pictóricas de la Valnerina, el santo se ve a menudo pintado con a los pies un cerdito peculiar, negro y con una cinta blanca, de la raza llamada “cinturino”, peculiar de las tierras umbras.

A Vallo, en la procesión de los Bianchi
La representación del cerdo cinturino a los pies de San Antonio se puede admirar en el interior de la iglesia de santa Maria, en el pueblo de Vallo di Nera: un edificio del siglo XIII cuya ìs paredes interiores están casi enteramente cubiertas de frescos.

Entre las representaciones de los santos, hay la más famosa de la Procesión de los Bianchi, un episodio realmente acontecido a finales del siglo XIV que mucho impresionó los habitantes del lugar, hasta el punto que llamaron, para pintarlo, un artista de renombre como Cola di Pietro de Camerino.

Se trataba de paso por Vallo di Nera de la procesión de los Bianchi, un movimiento penitencial que se desarrolló en vista del secundo año Santo de la historia, con el intento de parar las luchas, promover plegarias y penitencias y llevar las facciones y los enemigos a la reconciliación.

El fresco representa, como en un cuento, la llegada de los penitentes, provenientes de un largo recorrido iniciado en el norte de Italia, vestidos con vestes blancas y cruces rojas en los hombros y las capuchas, acogidos por los frailes franciscanos frente a la iglesia de Santa María, donde los personajes locales habían acudido llevando estandartes que todavía se conservan en Vallo. En primer plano figura el beso de la paz entre los dos jefes de las opuestas facciones.

nerino ph 14

La bendición del cerdo y la campanilla
San Antonio está considerado como el protector de los animales domésticos, y por esto se suele representar con al lado un cerdo que lleva una campanilla colgando en el cuello. El 17 de enero, tradicionalmente, la Iglesia bendice a los animales y a los corrales, recomendándoles bajo la protección del santo.

La tradición de bendecir a los animales (y en particular a los cerdos) nace en tierra alemana, donde tradicionalmente en cada pueblo se criaba un cerdo, que llevaba una campanilla para que se le reconociera, destinado al hospital donde operaban los monjes de san Antonio.

Sin embargo eran los campesinos quienes, gratuitamente y por devoción, criaban los cerdos para los monjes, recibiendo en cambio protección para ellos mismos y para las labores del ciclo anual de producción. De esta forma el cerdo estaba “sacralizado” y perdía su connotación demoniaca, desde el momento en que se volvía el tramite para que los campesinos pudieran obtener promesas de fecundidad y fertilidad.

nerino ph 15

En Valnerina la comida ritual con el cerdo de san Antonio
En Valnerina, se solía criar un cerdo, llamado de San Antonio, que llevaba una campanilla colgando al cuello y recibía comida de todo el mundo. En ocasión de la fiesta del Santo, el 17 de enero, el animal se sacrificaba y se comía en una comida ritual.